Sector vinícola: muchas posibilidades para las artes gráficas

“El mercado se está ampliando muchísimo en el campo de la impresión”

No hay un solo producto a la venta en cuyo proceso de diseño no se haya tenido muy en cuenta lograr un aspecto que resulte atractivo para el comprador en potencia. En el caso concreto del vino de Rioja, la diferencia para que un consumidor australiano compre una u otra botella puede estar en el detalle más insospechado de la etiqueta.

Bien lo sabe Cristina Vázquez, profesora del grado de Impresión en Artes Gráficas del instituto de La Laboral, en Lardero (municipio de la Rioja, España). “En estos momentos el mercado se está ampliando muchísimo en el campo de la impresión, gracias sobre todo al mundo vinícola”, señala para transmitir el sinfín de posibilidades que ofrece para sus alumnos el único grado de la familia de las Artes Gráficas que se oferta en La Rioja.

Otro de los atractivos de este ciclo, tanto para los alumnos como para sus familias, tiene que ver con el acceso al mercado laboral: “La gran mayoría de los chicos que hacen prácticas acaban quedándose en las empresas trabajando”.

Pero, además de los terrenos fértiles, el campo de las artes gráficas también tiene su talón de Aquiles. Y en este caso tiene que ver con una de sus aplicaciones más clásicas, que nació en el mismo momento en que a Gutenberg se le iluminó la bombillita: “Nuestro principal enemigo es la piratería en el campo de la impresión de libros y revistas, porque prácticamente todo está ya digitalizado y hay que recordar al consumidor el encanto que tiene tocar y oler el papel frente a verlo en digital”.

Este grado medio, que se completa con 1.600 horas lectivas en el instituto y 400 en el centro de trabajo, ahonda en la impresión mediante todo tipo de técnicas y en toda suerte de materiales: en offset, flexografía, serigrafía, bajo relieve y en formato digital, además de ilustrar a los alumnos en materias como formación y orientación laboral, o empresa e iniciativa emprendedora.

Todo ello se traduce en labores como las que pueden desarrollar los chicos una vez completen sus estudios: maquinistas de offset, montadores y operadores de planchas de flexografía, impresores digitales o de serigrafía. Cabe señalar que el grado medio da acceso otros estudios, como el Bachillerato o ciclos formativos de grado superior (superando las correspondientes pruebas de acceso).



Fuente: NueveCuatroUno.com
Lima, Perú
15 de diciembre de 2017
Edición 17