Juan Antonio Cuzzi: “El mejor impresor previene los problemas”

Cuzzi manifestó que el conocimiento empírico genera la producción de impresos de baja calidad.

Los chimes, los rumores y las difamaciones causan deterioro de las relaciones humanas y, lo peor de todo, el freno al desarrollo de las personas y, por ende, a las empresas. Así lo manifestó Juan Antonio Cuzzi, consultor de industrias de impresión, en referencia a las acciones que perjudican la producción industrial.

Igualmente, aseguró que las envidias traen, casi siempre de forma automática, el descontento en las personas que tienen este sentimiento y, a su vez, la insatisfacción en los individuos a quienes se les transmite.

También afectan la producción industrial “la treta para engañar el resultado, es la amargura y la irresponsabilidad, y esto solamente genera incompetencia en las empresas”, enfatizó el especialista.

En contraparte, Cuzzi dijo que son buenos actos dentro de las compañías mantener relaciones interpersonales de igual a igual, “situación que redundará en un ambiente armonioso, el respeto hacia la persona, el afecto sincero y desinteresado; asimismo, las relaciones de abajo hacia arriba, en todos los casos, deben ser de respeto absoluto, disciplina y aceptación”.

“No es mejor impresor el que resuelve más problemas, es mejor el que casi no los tiene porque es previsor”, agregó.

Costumbres por cambiar
Sobre los malos hábitos en la industria gráfica local, Juan Antonio Cuzzi destacó la negación de los viejos maestros impresores de enseñar a los aprendices por el temor de que les quitarán el trabajo.

Anotó, además, la desatención y el desinterés mostrados, en muchos de los casos, por los jefes inmediatos, quienes no se preocupan por sus subalternos, solo que el trabajo salga bien y a tiempo.

“La vieja costumbre de buscar los insumos más baratos a fin de ahorrar y poder imprimir a bajo precio; y la falta de control de calidad en el proceso son acciones típicas que debemos dejar de practicar en nuestros negocios”, expresó el consultor.

De otro lado, el experto sostuvo que el conocimiento empírico adquirido por los primeros impresores y adoptado por los demás dio como resultado la producción de impresos de baja calidad, que eran rechazados por los clientes.

Indicó, en seguida: “El aprendizaje práctico de los primeros prensistas trajo consigo la solución de problemas de impresión para cumplir con los trabajos. Asimismo, algunos comenzaron a agregar a los insumos productos que sólo traían más problemas; y el conformismo de quienes producían los impresos, así como la poca exigencia por parte de los clientes, llevaron a la aceptación de trabajos sin calidad en el sector”.

Cuzzi dio esta información en su ponencia denominada “Producción industria gráfica detallada”, charla que se presentó en el auditorio de Grafinca 2017 durante el ciclo de seminarios.

Fuente: Perú Gráfico News
Armando Cuyubamba Pereda
Lima, Perú
24 de octubre de 2017
Edición 15